Y este silencio mío que me alejó de ti,
se hace más fuerte en mi interior
recordándome en cada amanecer
que duele amarte así.

Transformaré los silencios en armonía,
dulces... o amargas, con odio o pasión,
siempre con tu recuerdo imborrable
sin olvidarme de que nunca te olvidaré.

30 septiembre 2011

VIII


Tienes mi admiración:

Por mantener viva la alegría
batallando contra  viento y marea.
Por tu esfuerzo diario
pertinaz y tesonero.

Por saborear sinsabores
con una sonrisa a tiempo.
Por la entereza que exhibes
durante los malos momentos.

Por el amor que me tienes
sin tal vez yo merecerlo.
Por mirarme a los ojos
tras diarios sufrimientos .

Por el olvido en que entierras
malos y tristes momentos.
Por estar ahí simplemente
con tu presencia hecha aliento.

Por ser así, como eres,
grande en tu pequeño cuerpo.
Por aceptarme como soy,
sin comparaciones con el firmamento.

Por darme empujones invisibles
o parándome ante el borde del abismo.
Por prestarme tus alas pequeñas
para acercarme a tu mundo de fantasia.

Por tu inconsciente frescura,
para despertar a la vida un nuevo día.
Por tu multicolor pensamiento,
para elevar sonrisas más allá del cielo.

Y porque sin tú saberlo,
eres el motor que sustenta mis días.
Mereces mas que palabras
aunque solo estas empleo:

“Doy mi agradecimiento,
a la niña que fuí
y que aún llevo dentro"

4 comentarios:

  1. Precisa declaración de autoestima, no deberíamos perder nunca ese niño que llevamos dentro.
    Mis cariños cielo. Celia.

    ResponderEliminar
  2. Hermosos versos dedicados en admiración

    ¡Que buena presencia tiene tu blog
    Te leo en Google+

    Daniel Eduardo Gomez
    http://nidaeldore.blogspot.com

    Besos mil

    ResponderEliminar
  3. Muy bonita y muy real.

    Un abrazo fuerte.

    Si no te importa te enlazo a mi blog.

    ResponderEliminar
  4. un poema bellísimo!! muchas gracias por compartirlo conmigo :) un abrazo enorme enorme :) te sigo

    ResponderEliminar