Y este silencio mío que me alejó de ti,
se hace más fuerte en mi interior
recordándome en cada amanecer
que duele amarte así.

Transformaré los silencios en armonía,
dulces... o amargas, con odio o pasión,
siempre con tu recuerdo imborrable
sin olvidarme de que nunca te olvidaré.

26 octubre 2012

XXVII

y1pBpgMrSHssSZS9AuY-LO3WvdcwnebfvYm.jpg picture by basileia_2008

Alma perdida 
entre tristezas y melancolías, 
escuchando silencios engalanados, 
 tratando de comprender
el porque de su alma rota
o si acaso es traidora 
a la llamada de la felicidad.

Alma inmadura de un ser inacabado
que lucha tejiendo futuros inciertos,
dolor inmenso sin esperanza,
y corazón herido 
que aún llora a la desazón.

Alma amarga y triste,
 hecha de fina lluvia
y fierro candente,
que se destruye sin piedad ni misericordia,
ahogándose  sin remedio
en los charcos oscuros de la vida.

Alma incompleta y fragmentada
que intenta conservar
el denuedo de la vida
como quien trata de retener
el agua del manantial
sin que se escape una sola gota

3 comentarios:

  1. Las almas envejecen con nosotros y llega un momento en que dejan de luchar.

    Saludos.

    ResponderEliminar
  2. Estoy segura que esa alma se reconciliará con el corazón y seguirán sonriendo,Su.
    Millones de besos.

    ResponderEliminar