Y este silencio mío que me alejó de ti,
se hace más fuerte en mi interior
recordándome en cada amanecer
que duele amarte así.

Transformaré los silencios en armonía,
dulces... o amargas, con odio o pasión,
siempre con tu recuerdo imborrable
sin olvidarme de que nunca te olvidaré.

11 enero 2012

XVIII


Una vez cada cien horas
el deseo se convierte en ansiedad
confundiendo poesía con sentimiento
atando mis sueños a tu realidad.

Una vez cada cien horas
 el alma que me sostiene
se aleja hacia tu encuentro
para que esta pasión serene.

Una vez cada cien horas
los compases de mi silencio
dan aliento a tu boca...

...Y la mía pide clemencia ...,
...Y mi cuerpo pide pasión
queriendo atar lazos de amor.

 Una vez cada cien horas
...


Pd.
Con retraso por mi ausencia,  feliz 2012 a todos . 
Poco a poco os iré visitando a vuestros blogs
Mientras, besos a repartir

7 comentarios:

  1. Una entrada perfecta,con pasión y bellos juegos de palabras.
    Millones de abrazos.

    ResponderEliminar
  2. Y yo te daria mil achuchones cada cien horas Su. Precioso soneto-

    Petons reina

    ResponderEliminar
  3. Cuídate mucho¿lo harás?
    Mi abrazo lleno de cariño.

    ResponderEliminar
  4. gracias por regalarnos tan bellos versos querida y dulce poetisa, miles de besinos con todo mi cariño y admiración.

    ResponderEliminar
  5. Un uno por ciento?
    No es mucho...

    Feliz 2012

    Besos.

    ResponderEliminar
  6. Gracias por tu visita. No voy a tener más que escasamente 3 horas para atender todo el blog con su correo de apostolado. Haré lo que pueda. Pero tenéis mis oraciones y cariño
    Sor. Cecilia

    ResponderEliminar
  7. hola Basileia,
    una expresión magnífica de amor y pasión.
    Me gustó mucho!

    un abrazo carinoso^^
    RR
    http://deseosderebecca.blogspot.com

    ResponderEliminar